aguas termales 2

15 Sep 3 formas de climatizar la piscina

Se acaba la temporada del baño bajo un sol espléndido y toca pensar qué hacer con la piscina. ¿Te parece buena idea si la climatizamos? ¿No lo habías pensado? ¡Pues puede resultar una idea muy tentadora y acertada.

Si ya estás decidido a climatizar la piscina, deberás saber que no es lo mismo climatizar una piscina cubierta que una al aire libre. No podemos climatizar igual una piscina situada en una zona fría que una situada en una zona templada, o con mucho viento, deberemos tener en cuenta también la profundidad de la piscina, por todo ello, siempre es recomendable el realizar un estudio pormenorizado de nuestra piscina y de nuestras necesidades, (de lo que más adelante os diremos cómo realizar este estudio) para así poder determinar cual es el sistema de climatización más adecuado.

Poniéndonos en situación, que lo tenemos todo claro, sólo nos queda elegir. Dentro de lo que es la climatización de la piscina, debemos diferenciar 3 formas de climatizar la piscina fundamentales:

a) Sistemas de calentamiento
b) Cubiertas
c) Deshumidificadores

a) Hay muchos sistemas de calentamiento, pero desde WaterSpaDivan, os vamos a recomendar:
Las bombas de calor.
La energía del aire ambiente para calentar el agua que pasa a través de la bomba de calor. Eso sí, depende del fabricante, pero es habitual que solo funcionen correctamente con temperaturas ambiente superiores a 5 ó 10ºC. A menor temperatura no funcionan correctamente o se paran. Esto nos hace entender que la bomba de calor es un sistema más efectivo para alargar la temporada de baño, que para conseguir climatizar la piscina durante todo el año.2.Calentadores eléctricos.
Utilizamos la energía eléctrica para calentar el agua de la piscina que pasa a través del calentador.3.Intercambiadores de calor.
En este caso se utiliza el gas natural de la caldera o incluso gas propano o fuel para calentar el agua de la piscina. Se establece un circuito de agua en el cual, el agua de la piscina se dirige a la caldera produciéndose su calentamiento, volviendo posteriormente a la piscina.Y los paneles solares.
Usamos la energía solar para producir un calentamiento en el agua de nuestra piscina. Es un sistema en el que lógicamente, una vez instalado no se produce consumo, pero que tiene una dependencia directa del sol así como la necesidad de un espacio amplio de instalación de los paneles solares. Igualmente, la distancia entre los paneles solares y la piscina debe ser pequeña, de modo que no se produzca una perdida calorífica demasiado elevada, y esto no es siempre posible.Como conclusión, desde climitaciónparapiscinas.es eligen los calentadores eléctricos y los intercambiadores de calor ya que resultan más económicos en su instalación, pero también hay que decir que su consumo es bastante más elevado que el de las bombas de calor, que por el contrario tienen un precio inicial generalmente más elevado (bastante menor consumo). Por último, el panel solar resulta bastante más caro de inicio, pero no tiene un consumo real.
b) En cuanto a las cubiertas, como ya sabéis, hay muchos tipos. Nos vamos a centrar en las que mejor nos pueden venir para climatizar la piscina. 
abrisud_abri_bas_telescopique_11_1

Foto vía Abrisud

Cubiertas bajas.
Se trata de cubiertas bien fijas o bien móviles, que nos permiten elevar en parte la temperatura del agua, al igual que actúan como un accesorio más para la seguridad de nuestra piscina. Un ejemplo es la amplia gama de cubiertas Abrisud.

Cubiertas Elevadas.
Todas las cubiertas pueden hacerse a medida, o bien nos podemos adaptar a medidas ya establecidas. En cualquier caso, debemos tener en cuenta que una cubierta por si sola, no climatiza la piscina.Un ejemplo es la amplia gama de cubiertas Vegametal.

Sí nos permite mantener o aumentar la temperatura del agua de manera puntual en la temporada de baño, pero en el caso que la queramos para poder utilizar la piscina durante todo el año, necesitaremos el apoyo lógico de sistemas de calefacción adecuados a este fin.

Cubiertas o cobertores solares, también llamados “de burbujas”.
Suelen ser de material plástico, que flotan sobre el agua de la superficie de la piscina. Concentran el calor procedente del sol, aumentando o manteniendo una temperatura elevada del agua. Se utilizan únicamente durante la temporada de baño. Por otro lado, y esto también es muy interesante, evitan en parte la elevada evaporación del agua en los periodos de mayor calor.

 

c) Los sistemas de deshumidificación, muy recomendables en piscinas cubiertas o de interior. 

Foto vía Ingerclima

Foto vía Ingerclima

Gracias a estos sistemas de deshumidificación, favorecemos la preservación del local donde está la piscina. Igualmente, aumentamos el confort del espacio de baño. La higrometría ideal está entre un 60 y un 70%. Por encima del 70%, el aire saturado del agua crea un ambiente incómodo y favorece el desarrollo del moho. Por debajo del 60%, el aire estará demasiado seco, llegando también a ser incómodo para el bañista.

Dentro de los sistemas de deshumidificación, diferenciamos entre:

-Centrales de deshumidificación.
– Deshumidificadores empotrados.
– Consolas de deshumidificación.

Ahora, ¿con cuál me quedo? ¿Cuál es el más adecuado para mi piscina? Ya sabéis, deberéis estudiar el tamaño de la piscina, el espacio a deshumidificar, la situación del equipo de filtración, si tenemos o no superficies acristaladas, etc.

NOTA: Es recomendable que su instalación sea realizada por profesionales competentes.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.