Christmas shopping

10 Dic Estrés navideño, ¿cómo hacerle frente?

Con la llegada de la Navidad nos abruman los compromisos, como son las comidas familiares, los encuentros con los amigos que regresan de fuera, las fiestas de fin de año o las compras. Aunque estas tradiciones se asocian comúnmente a un tiempo de alegría, paz y armonía, el estrés navideño también se apodera de nosotros y se generaliza cada vez más entre la sociedad.

Las fiestas de navidad suelen ser estresantes porque sentimos que tenemos que llevar a cabo demasiadas actividades, al mismo tiempo que precisamos continuar con las cotidianas. Elambiente navideño provoca que se creen altas expectativas de “ser feliz” o “estar celebrando” que luego pocas veces son satisfechas, quedando una sensación de insatisfacción. Las personas con pocos amigos o familiares cercanos se sienten solas. El resultado es que se produce un bajón en el estado de ánimo o tristeza profunda. Es el llamado estrés navideño.

Las navidades dejan un poso que se manifiesta en un enorme vacío en el bolsillo, un lleno absoluto en el estomago y un cansancio de los que hacen historia por lo que la clave para superar la Navidad está  en celebrar, es decir, darse un momento para ser feliz y entregar cariño. Para eso, sin duda es necesario organizarse con anticipación, poner los límites adecuados al consumismo, dando a la navidad un sentido de celebración.

Estrés navideño, ¿cómo hacerle frente? ¡Toma nota!

Se previsor/a
Saca agenda y planea. Anota todo con el máximo tiempo posible. Si te gusta decorar la casa, empieza por esta parte, puede resultar la más divertida: Instala el belén, monta el árbol, decora la casa con la máxima antelación, eso sí, siempre con armonía y respetando tu propio estilo. Decorar la casa con tiempo son actividades que nos ocupan y nos sirven de terapia contra el estrés e incluso, si lo hacemos acompañados puede convertirse en un momento alegre entre familia y amigos.

Economiza
Piensa los regalos, planifica con tiempo lo que deseas regalar, y si está acorde con tu presupuesto. Sin prisas y con paciencia ve adquiriendo los regalos, comparando los precios y recordando que en definitiva un regalo es una muestra de amor.

Hay que saber decir “No”
Los niños se pueden volver muy exigentes en estas fechas, pero es una actitud que adoptan sin si quiera darse cuenta, ellos esperan que sepas decir “No”. Debemos saber hasta donde los podemos satisfacer tanto económicamente como racionalmente. Al igual que debemos tener autocontrol con las comidas: organiza las comidas con la familia y los amigos. Ya sabes, se previsor/a 😉 Evita que caiga sobre ti cocinar durante todas estas fiestas, reparte esta responsabilidad entre toda la familia. Otra opción es atreverte con la comida preparada, puede ser una buena opción. Come con moderación. Recuerda que al día siguiente la comida seguirá existiendo. 

Sentirse solo
Puede ser una situación triste cuando la distancia es la causa del estrés navideño y la depresión navideña o el recuerdo de seres queridos te invade, recuerda que apesadumbrarte no va ayudar a resolver el problema. Identifica personas en la misma situación que tú y planea y crea una celebración conjunta. Otra opción que te hará sentirte bien contigo mismo es la de alistarte como voluntario en asociaciones o fundaciones que prestan servicio en estas fechas. 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.